Anorexia

La anorexia nerviosa es una alteración grave de la conducta alimentaria que se caracteriza por el rechazo a mantener el peso corporal en los valores normales. Supone la pérdida de peso provocada por la persona, debido a un fuerte temor a engordar y por una percepción distorsionada de su cuerpo que lleva a que se vea a sí mismo como obeso, aun cuando su peso esté por debajo de lo recomendado. Por lo general, las personas con anorexia nerviosa padecen de hambre; pero insisten en que están saciados y evitan el alimento.

Aunque la anorexia usualmente se presenta en mujeres, los hombres también pueden padecerla. Uno de los motivos para la aparición de la anorexia en hombres es la exigencia de un peso determinado en algunos deportes, como el boxeo, la lucha libre y el atletismo. En muchas ocasiones es resultado de la obesidad infantil y juvenil.

El deseo de la persona por adelgazar puede llegar a extremos tales que el organismo se vea gravemente afectado. En las mujeres, la enfermedad puede llevar a la interrupción del periodo menstrual, a un deterioro mental y físico irreversible e incluso a la muerte.

Bulimia

La bulimia nerviosa se caracteriza por episodios recurrentes de voracidad seguidos por conductas compensatorias como el vómito provocado, el abuso de fármacos ―laxantes y diuréticos u otros medicamentos―, el ayuno o el ejercicio excesivo.

Esta conducta va acompañada de un gran sentimiento de culpabilidad y de la sensación de pérdida de control. Suele alternarse con episodios de ayuno o de muy poca ingesta de alimentos, pero al poco tiempo reaparecen episodios en los que se come de manera compulsiva.

También se caracteriza por una percepción distorsionada de la propia imagen. Esta enfermedad conlleva muchos efectos y consecuencias físicas y emocionales a largo plazo y puede presentarse como un padecimiento fluctuante durante muchos años, o bien como un problema de salud episódico, derivado de los eventos y las crisis de quien la padece.

En casos graves, la persona puede fallecer como consecuencia de un atracón muy severo o incluso puede suicidarse.

Atracon

Desde las primeras etapas de la vida, el cuerpo y la comida se convierten en símbolos a través de los cuales se descargan emociones tales como depresión, ansiedad, tensión, agresividad, y también de amor, calidez, atención, cariño, etc.

Existe una combinación de causas individuales, familiares y socioculturales que desempeñan un papel importante en el desarrollo de cualquier trastorno de la alimentación existente en la actualidad.

En los últimos años, estas enfermedades se han intensificado gravemente.

Se manifiesta por las crisis sociales, familiares, individuales, y estalla en conductas de autodestrucción.

Son los adolescentes quienes viven mayor riesgo, pues constantemente reciben mensajes que sabotean su autenticidad a favor de modelos físicos idealizados.

Obesidad

La persona con obesidad vive con la sensación de rechazo debido a su imagen corporal, lo cual lo lleva a ser inseguro y agresivo pasiva o activamente.

Se siente vulnerable, hambriento de cariño que trata de neutralizar sus deseos, de acabarse todo, pues su hambre interna lo necesita. "La obesidad en la infancia representa una perturbación de la personalidad en la que el tamaño corporal excesivo se convierte en el órgano de expresión de un conflicto" (Fenichel, 1980).

Tiene poca tolerancia a la frustración y como salida recurre a la alimentación.

Contáctanos

Tel: 65-50-98-80

Mail: info@fundacionapta.org